jueves, 29 de septiembre de 2011

El Parque de la desidia

El Parque de la desidia

Columna de Opinión para Vanguardia Liberal - Septiembre 30 de 2011. 
Esto fue lo que nos prometieron: 
http://www.vanguardia.com/mvideos/1711


Esto fue lo que paso:


El Parque de la desidia
Manolo Azuero
Permítanme, para empezar, aclarar que esta no es una historia de ficción. En Marzo del 2010, el ex Alcalde Vargas contrató, por 3622 millones de pesos, el Parque Integral Metropolitano de la Comuna 9. En el contrato, firmado con MCI Ingenieros, se definió como plazo de ejecución 5 meses. Es decir que en teoría contractual, desde hace 12 meses Bucaramanga deberían contar con un gran parque deportivo, seguro, con cancha de microfútbol en gramilla sintética, cancha múltiple, pista de Skate (patinetas), pista de BMX (bicicross), senderos peatonales, camerinos, espejos de agua, una plaza con un monumento, entre otros espacios pomposos. El 28 de Septiembre de 2011, casi 365 días después de la apertura fijada en un principio y de falsos anuncios de inauguración, decidí junto a Pastor Virviescas del periódico 15 visitar el Parque. La sorpresa, en la entrada, de plástico verde y alambres oxidados, nos advierte un guardia solitario: “Allí entran bajo propia responsabilidad”.

El Parque Integral que nos habría costado a los bumangueses, hasta la fecha,  más de 4 mil millones de pesos, hoy no es más que un Parque de la desidia, donde la inseguridad amenaza a los que intentan “disfrutar” el terreno olvidado. La cancha de fútbol sintética, para la cual el municipio habría girado 130 millones según el contrato, hoy no existe. El acceso de senderos, los espejos de agua y el parqueadero, que se habrían financiado con más de 150 millones tampoco se construyeron. Un ingreso por el barrio  el diamante no se edificó. El reemplazo fue un tierrero, con materiales de construcción abandonados, y un plástico raído que funciona como puerta. La pista de BMX fijada en el contrato con un costo de al menos 200 millones, hoy está “a la deriva”, la hierba la invade, plásticos rotos la cubren, y parece más las ruinas de lo que pudo ser. El “skatepark”, el único prácticamente culminado, es un reto para sus apasionados usuarios, no solo por la dificultad del deporte, sino por la ausencia de una administración del Parque que les garantice seguridad y mantenimiento.  El CAI del que hablo el ex Alcalde no se hizo. La “plaza metropolitana”, es un desierto de baldosa a la que no llego el monumento también referido. El cerramiento calculado en más de 120 millones no se culminó. No se instalaron barandas contratadas por casi 50 millones. Los edificios a los que se les destinó 228 millones del erario están abandonados o a medio hacer.  

El Parque, como proyecto de inclusión social fracasó, la millonaria cifra invertida en movimientos de tierra y redes está enterrada en un “elefante blanco” que debajo del viaducto García Cadena habita la frontera de lo obsoleto. Según la comunidad hace meses no se interviene el terreno. ¿Cómo responden la Contraloría municipal, la procuraduría provincial, la Secretaría de Infraestructura, el contratista? La destitución de Vargas no los exime de respuestas. Twitter @manoloazuero. Fotografías y soporte: http://manoloazuero.blogspot.com/



EL CONTRATO LO PUEDEN SOLICITAR A TRAVÉS DE UN MENSAJE A MANOLOAZUERO@HOTMAIL.COM

FOTOS DE PASTOR VIRVIESCAS - tomadas el 28 de Septiembre de 2011







*foto cesar florez Vanguardia Liberal, Mayo 2010




martes, 26 de abril de 2011

CARTA ABIERTA AL ALCALDE DE BUCARAMANGA - CONTRATO SOBRE EL COLISEO EL BICENTENARIO

CARTA ABIERTA AL ALCALDE DE BUCARAMANGA

Lo instamos a responderle a la ciudad, porque es a nombre de esta que nos dirigimos a usted, convencidos de que la defensa de lo público es un deber elemental y una responsabilidad civil que tenemos que asumir como generadores de opinión en nuestra comunidad.   


ABSURDA CONTRATACIÓN EN LA DOTACIÓN DEL COLISEO EL BICENTENARIO

Respetado Alcalde Fernando Vargas Mendoza,

En octubre del 2007 más de 100 mil bumangueses depositaron un voto de confianza por su nombre. Lo eligieron como Alcalde de una ciudad de inmenso potencial, de gente talentosa y capaz. Casi 4 años después, a  pocos meses de culminar su gestión, Bucaramanga vive un periodo de decadencia. Lo anterior en el marco de una administración pública que bajo su liderazgo navega en un mar de malas costumbres, que reflejan el resquebrajamiento moral de la clase política colombiana.

Como columnistas de opinión de Vanguardia Liberal y periodistas interesados en el bienestar de la región, hemos venido revisando la contratación pública del municipio, hecho  que nos ha llevado a condenar prácticas  que consideramos afectan la transparencia y la rectitud que debe caracterizar la ejecución de los recursos públicos. Hoy de manera directa queremos exigirle a usted una explicación sobre los inevitables cuestionamientos que genera el contrato de compraventa N°014 de 4.121 millones de pesos que tiene por objeto “el suministro y dotación de mobiliario para el coliseo El Bicentenario de acuerdo a las especificaciones técnicas señaladas en el pliego de condiciones”.  Le solicitamos una respuesta concreta, sin excusarse en sus subalternos, asumiendo la responsabilidad mayor de proteger el patrimonio público del municipio.

El contrato N°014 de su despacho, que destina recursos públicos al proyecto, Coliseo El Bicentenario, siembra varias dudas en nuestro análisis:

En primer lugar a la audiencia de adjudicación del proceso de selección abreviada (por subasta inversa), sólo llegó un eventual contratista, de los dos proponentes iníciales. Extraordinariamente uno de los oferentes, CONSORCIO CASA COLOMBIA no se presentó, y a la audiencia del 22 de Febrero de 2011 sólo asistió el contratista HPC Marketing y Eventos SA. Es este último quien obviamente ganó la subasta y se le adjudicó el jugoso contrato  mediante resolución oficial, firmada por un secretario encargado (sí, encargado).

El 23 de febrero de 2011, un día después de la audiencia, el municipio firmó el contrato con HPC Marketing y Eventos SA por un valor de 4.127 millones. Este incluía la adquisición de mobiliario, instalaciones de televisión, instalaciones de sonido, circuito cerrado de televisión, cámaras de seguridad, tableros electrónicos, salas de transmisión, y planta eléctrica. El contrato estableció un risible y escandaloso plazo de ejecución de apenas 10 días.

Sumado a esto y como agravante hay unas declaraciones del director del Instituto de Deportes, entregadas el 24 de Febrero (1 día después de firmado el contrato), donde insinúa que sólo faltan los tableros electrónicos, unas pantallas LED y la silletería ¿Y las instalaciones de sonido,  las cámaras de seguridad, la planta eléctrica, las salas de transmisión? Dudamos que en 24 horas fueran puestas. Todo parece indicar que el contratista llegó antes de firmar el contrato, no obstante le concedemos la oportunidad para que nos aclare esta sospecha.

Siguiendo la línea de lo absurdo, el siguiente capítulo es el más aterrador y cuestiona aun más la dotación del Coliseo el Bicentenario. Las 7.400 sillas con espaldar, incluidas en el contrato, parecen ser dueñas de un costo exorbitante. Las sillas para gradería de color azul, de ciertas medidas, en polipropileno, con anti flama,  aditivo anti UV y cumpliendo normas FIFA fueron compradas e instaladas por un valor unitario de $137,760 pesos y un valor total de 1.017 millones. Inexplicablemente sus funcionarios y usted, Señor Alcalde, con semejante adquisición, se distinguen por comprar las sillas más caras, entre las conseguidas por otros gobiernos locales en el país.

Créalo usted o no, la Alcaldía de Pereira adquirió las sillas con espaldar para gradería, cumpliendo los requisitos FIFA del mundial Sub-20, en polipropileno, de características semejantes a las del coliseo, por apenas $47.792 pesos. La Alcaldía de Armenia por su parte, después de unos estudios previos, definió que el costo unitario de las sillas seria de $52.985. En la capital del Quindío recibieron 15 mil sillas por 811 millones, y en la ciudad bonita adquirimos casi la mitad de las sillas por un valor mayor: 1.017 millones. En promedio, comparando con las otras dos ciudades colombianas, el municipio de Bucaramanga habría incurrido en un presunto sobrecosto unitario de 87 mil pesos, que le habría costado a la ciudad más de 600 millones de pesos. 

Así las cosas Señor Alcalde, le reiteramos como lo hacemos en nuestras labores periodísticas, un rechazo tajante a todas las costumbres administrativas que atentan contra la correcta ejecución de los recursos públicos de Bucaramanga. No encontramos justificación alguna a los altos costos de la silletería, con respecto a las ofertas del mercado. Nos parecen incongruentes las características del contrato: el corto plazo de ejecución, la baja participación de proponentes, la improvisación en la apertura del proceso contractual, y por supuesto los presuntos sobrecostos bajo el que se pactó. Lo instamos a responderle a la ciudad, porque es a nombre de esta que nos dirigimos a usted, convencidos de que la defensa de lo público es un deber elemental y una responsabilidad civil que tenemos que asumir como generadores de opinión en nuestra comunidad.   

Atentamente,

Manolo Azuero F
CC 1098716888
Columnista de Opinión Vanguardia Liberal – Revista Virtual Kienyke

Isabel Ortiz Pérez
CC 41579850
Columnista de Opinión Vanguardia Liberal

Christiane Lelièvre
Ced Ext 180513
Columnista de Opinión de Vanguardia Liberal

Jairo Puente Bruges
CC 7444495
Columnista de Opinión de Vanguardia Liberal

José Manuel Acevedo
CC 80852628
Columnista de Opinión de: Vanguardia Liberal, Portafolio y El Tiempo.

Eduardo Muñoz Serpa
Columnista de Opinión de Vanguardia Liberal

María Paula Romero
CC 35199432
Periodista W Radio

TODO EL SOPORTE DE ESTA INVESTIGACIÓN EN:
MANOLOAZUERO@HOTMAIL.COM 


sábado, 16 de abril de 2011

¡TRAGEDIA MAYOR! - Columna de Opinión @Vanguardia Liberal


Cerca de 3000 millones habrían decapitado de los recursos para el adulto mayor, a través de exoneraciones bastante cuestionables en Bucaramanga y Santander. 

 

Manolo Azuero - manoloazuero@hotmail.com 

El adulto mayor santandereano, habitante de 52 centros de bienestar (ancianatos) y participe de los Centros Vida, es víctima de una tragedia. Esta población vulnerable sobrevive en medio de la indolencia e incompetencia estatal. El escandaloso acuerdo municipal, No 100 de 2009, que rebajó 960 millones de la estampilla para el bienestar del adulto mayor, buscando "estimular" el contratista del Viaducto la 9, es un abrebocas. Hay dos capítulos más, igual de despreciables, que solo perpetuán las condiciones precarias del adulto mayor. Y traen como antagonistas a la Gobernación de Santander, a los diputados, y una vez más abren el telón para que Alcalde y concejales de Bucaramanga excusen lo inexcusable. Esta es la historia:

La gobernación, merecedora de reconocimientos que comparto, sancionó en la Asamblea, la ordenanza 031 de Agosto de 2009, para reglamentar la estampilla para bienestar del adulto mayor. Incluyendo la ley 1276 del 2009, que ordena para aquel rubro, un piso del 2% del valor del contrato. Sin embargo, paradójicamente, en el artículo 5 de la ordenanza, se decidió exceptuar del pago de la estampilla a los contratos de prestación de servicios de mínima cuantía.

Por semejante decisión, solo en 2009 el adulto mayor habría dejado de recibir 682 millones. La gobernación asegura que a través de otros hechos generadores se cubrió esa disminución. Aparente compromiso que no coincide con el testimonio de Ángel Quiñones, representante del adulto mayor. El afirma que no solo esos 682 millones no fueron recaudados, sino que muchos recursos que se recibieron, no se repartieron. Quiñones narra con impotencia, que a los Centros Vida y a los Centros de bienestar, se les adeudan importantes recursos, y que por falta de eficiencia del gobierno, han tenido que recurrir a la tutela. Alega que la tramitologia del Palacio Amarrillo vulnera la constante protección social que requiere la población, haciéndola intermitente e insuficiente.

No obstante, la historia se oscurece más gracias a la administración municipal de Bucaramanga, donde el atropello contra los recursos del adulto mayor es muy grave. Al caso de la Novena, se le suma otro absurdo.

Por negligencia, el Alcalde y el concejo, mantienen vigente, después de la ley 1276, el Artículo segundo del acuerdo 021 de Mayo de 2003. Aquel, donde queda por fuera del cobro de la estampilla, todo contrato de menor valor a 30 salarios mínimos vigentes. Figura, que en la actual Alcaldía, por OPS y "contraticos directos", suma miles de millones de pesos. Celebrados con un impugnable 0% (no 2% como dicta la ley) en el rubro de la estampilla para el adulto mayor. Una exoneración, que sumada al Acuerdo 100, decapito, en casi 2000 millones (a hoy), los recursos para dicha población vulnerable en la ciudad. No en vano, la calidad de vida en ancianatos es nefasta, los alimentos escasos, y algunos han clausurado.

La situación es lamentable. Las conclusiones de ustedes. Los reto a batallar por el adulto mayor. Hablemos:manoloazuero@hotmail.com

lunes, 11 de abril de 2011

La negligencia de la administración publica en Bucaramanga

Como lo habíamos anunciado en la columna "¿Hasta cuando? Señor Alcalde" varios activos de la dependencia de Infraestructura de Bucaramanga se encuentran abandonados. En esa ocasión comentamos sobre una Volqueta Chevrolet modelo 2010, que le costo mas de 120 millones a la ciudad e hicimos referencia a otros elementos. En el proceso Investigativo intentamos ingresar al taller del municipio a  verificar, el abandono, de otra maquinaria en la que invirtieron 1200 millones y de la llamada Escultura "Calentamiento Global", posibilidad que nos fue frustrada. No obstante, con satisfacción los Bumangueses deben recibir el comprobante presentado por el Diario El Frente donde se demuestra una vez mas la ineficiencia y descuido de esta administración en el manejo del patrimonio publico. Falta aclarar la verdad sobre la adquisición de dicha obra. Es contradictorio la versión del Alcalde, que argumenta la donación de la escultura, con el contrato 392 de 2010 por 400 millones de pesos.

sábado, 9 de abril de 2011

Lo más importante - Columna de Opinión @Vanguardia Liberal

Manolo Azuero

Ayer jueves, miles de colombianos marcharon en contra de la reforma a la educación promovida por la Ministra María Fernanda Ocampo. A la movilización le sobran razones. El argumento base de Ocampo, quien considera que la alianza entre la educación pública y el sector privado es necesaria para amortiguar la incapacidad del estado de financiar las Universidades públicas, es de entrada refutable. Si ese es el fundamento, el gobierno Santos está equivocado creyendo que lleva el país hacia la prosperidad democrática. Lo más importante para evolucionar como sociedad hacia una nación con oportunidades, es apostarle al sector educativo. Fuentes de recursos públicos existen, el problema reside en la falta de voluntad del estado y los gobernantes, que como ejecutores del gasto siguen relegando la educación a un simple slogan de campaña y no a un propósito de gestión.



La reforma a la educación tiene puntos favorables que se deben debatir y socializar con la comunidad académica e incluirlos al final si pretendemos convertir las instituciones colombianas en centros de investigación y formación competentes a nivel mundial. Promover actividades conjuntas entre la empresa privada y las Universidades públicas es promisorio, eso no tiene discusión. Fortalecer los existentes y crear nuevos convenios de desarrollo entre los dos sectores es propició para avanzar hacia la economía del conocimiento, aumentar la productividad de la empresa colombiana, generar valor agregado a los productos nacionales y fomentar nuevos fondos para financiar la academia. No obstante, lo anterior no puede confundirse con evadir o minimizar la responsabilidad estatal por la educación pública, como al parecer pretenden los proponentes del ejecutivo.



La invitación a los empresarios e industriales de involucrarse con la académica publica, debe acompañarse de un compromiso por trasladar aun más recursos desde las arcas públicas hacia la educación. La reforma no debe delegar la autentica locomotora del desarrollo, el fundamento debe ser buscar nuevos vagones para enriquecerla, y acelerar la transformación social y económica que necesita este país, si de verdad pretenda erradicar la pobreza y ofrecer oportunidades al talento de su gente. Inyectando nuevos recursos públicos a la educación, aumentando el recaudo para este rubro, y trabajando de la mano con el sector privado para algunos proyectos en particular, puede conducirnos hacia la prosperidad democrática. Congelar el gasto público para la educación, enlazar dicha inversión a un incierto crecimiento del PIB (Articulo 105 de la reforma), y dejar en manos de alianzas con el sector privado gran parte de la futura financiación, nos llevara hacia la antítesis de la promesa del Presidente Santos.



La educación es lo más importante. No es un maquillaje electoral. Es un desafío real que deben asumir los gobernantes y un deber del estado que deben exigir los electores. Hablemos: manoloazuero@hotmail.com

miércoles, 6 de abril de 2011

Antanas Way - Columna de Opinión @Kienyke.com

Por: Manolo Azuero 

Las manifestaciones de la Ola Verde, no eran emocionales como

 muchos  piensan, eran protestas racionales para defender 

principios  fundamentales 

que este país absurdamente ha decidido olvidar. 



Hace un año, a comienzos de abril, Antanas Mockus empataba en las encuestas con la candidata conservadora Noemi Sanín. Los dos lejos del candidato del establecimiento, hoy Presidente: Juan Manuel Santos. Semanas después, Sanín cayó a los últimos lugares y Antanas, promovido por la llamada Ola Verde, resultaba un reto para el oficialismo. Mockus y su propuesta de la legalidad retaron a Santos hasta la segunda vuelta del 20 de junio, día en el cual el elegido del uribismo venció por millones de votos al candidato verde. Hoy, tiempo después, lo que muchos han querido calificar como una falsa ilusión, permanece vigente en el corazón de muchos colombianos. Aquellos que con el documental dirigido por Margarita Martínez, “Antanas Way”, no dejan de conmoverse y claman por un país decente donde el fin no justifique lo medios. Un país donde los fuertes sean quienes respetan la ley, juegan limpio y dicen la verdad.
Muchos dirán que el tema expiró. Que es cuento viejo. Yo me alejo de tal opinión. A Colombia la cae bien hacer memoria y recordar algunos detalles de ese proceso electoral que dejó grandes enseñanzas y permite importantes reflexiones.
El estilo de Antanas es distinto. La campaña Verde fue diferente. La decencia se sobrepuso a cualquier otra tentación estratégica. La responsabilidad de decir la verdad prevaleció frente a la facilidad de endulzar el oído del votante con promesas y mentiras. La razón, en la campaña de Mockus, reemplazó la emoción. Así fue,  mas allá de que ahora muchos pretendan asegurar lo contrario.
Los verdes apelaron a la capacidad de raciocinio de los colombianos y no a las emociones infantiles y vacías que conducen a la nada. Cuando preguntaron por Chávez, Antanas habló de la necesidad del dialogo deliberativo y la creación de una relación de interdependencia con el país vecino. La campaña contraria, la del actual presidente Santos, lo clasificó de comunista, amigo de la revolución bolivariana y enemigo de la patria. Hoy el contrincante de Antanas, nuestro Presidente, es “el nuevo mejor amigo” de las ideas verdes en ese sentido.
Mockus fue racional y honesto. Tuvo la sensatez y el valor para criticar al gobierno del presidente Uribe, invitó a la reflexión sobre algunas prácticas cuestionables del anterior periodo presidencial. De la campaña de la U lo tildaron de débil, enemigo de la seguridad nacional, amistoso con la guerrilla. Santos, con gran oportunismo y manipulando las emociones, defendió a capa y espada la pureza del popular uribismo. Después, ya de Presidente, Santos se puso la camiseta verde y nombró como altos funcionarios del ejecutivo a férreos críticos del gobierno Uribe, como Juan Camilo Restrepo, mientras baila el vals con propuestas interesantes del Partido Liberal, también opositor del uribismo.
El actual Presidente dejó la razón, aquella que manejaba la campaña Verde, para gobernar. En elecciones apeló a las verdades a medias, a las emociones insulsas, a la demagogia, porque para él y sus asesores, a diferencia de Mockus, el fin, si justificó los medios. Para Antanas el objetivo no era ganar las elecciones a cualquier precio. Su misión como candidato era invocar la legalidad y rechazar el todo vale. Las manifestaciones de la Ola Verde, no eran emocionales como muchos  piensan, eran protestas racionales para defender principios fundamentales que este país absurdamente ha decidido olvidar. Aquellos que Antanas y Fajardo no se cansaron de repetir en los debates y las propagandas: La vida es sagrada, la educación es el camino, la verdad la única opción, los recursos públicos son sagrados, la autoridad se ejerce apegados a la ley, el medio ambiente no es decorativo, es parte esencial del desarrollo humano.
Esa bella parásita, como la llama Antanas en el documental, que los colombianos adoptamos como Ola Verde, nos hizo creer a muchos en un país decente, en un país legal. A más de tres millones nos despertó una profunda convicción por una política limpia y pulcra, por una democracia deliberativa y tolerante, por la educación como motor de la transformación colombiana, por un país con oportunidades, por un gobierno donde los méritos personales valen más que las palancas propias del clientelismo y la politiquería. El estilo de Antanas nos hizo soñar en un país donde un presidente pone lo mejor de sí, pero sobre todo convoca a todos los colombianos a poner lo mejor de cada uno de nosotros. Una posibilidad de país en la que sigo creyendo.

jueves, 31 de marzo de 2011

IMPUNIDAD: CANCER NACIONAL - Columna de Opinión para Vanguardia Liberal

         
Manolo Azuero


En nuestro país, anualmente, más de 4 billones de pesos del patrimonio público van a parar a los bolsillos de los corruptos. Los impuestos están enriqueciendo cada año a ese batallón de criminales que tienen el coraje de hacerse elegir, pero gobernando les falta valor para defender el bien común.  Lo anterior en medio de una infortunada complicidad de gremios y organizaciones sociales, de medios de comunicación, y de instituciones estatales negligentes, que faltan a su deber de controlar y sancionar a todos esos bandidos que dejan las premisas de honestidad y honorabilidad, olvidadas en el papel. La corrupción es un legado que pervive en medio de la impunidad, sus promotores, siguen viviendo en sociedad, influenciando la opinión nacional, e incluso presentándose como candidatos a gobernar. El desaparecido Rodrigo Lara Bonilla, describió ese cáncer nacional de la impunidad en 1982 a través de un valeroso y contundente discurso:

“¿Cuánto daño se la ha causado a Colombia con la impunidad? Cuánto daño se le causa a nuestra sociedad con es negociados que se hacen permanente en los cargos públicos. Con esos capitales que surgen de la noche a la mañana, por un paso de un momento a otro por un ministerio, por una gobernación, por un instituto descentralizado. Sin que el pueblo colombiano sepa cómo se ha sancionado a los responsables de esos negociados.

A tal grado ha llegado ya esa seguridad de la impunidad que existe en Colombia, del resquebrajamiento moral de la sociedad, que quienes pasan por la administración y hacen cuantiosas fortunas, no tienen problema en aparecer invirtiéndolas al otro día que abandonan los cargos públicos. Y así hay muchos colegas nuestros, y así hay muchos diputados y concejales en el país, y así hay muchas personas que han pasado por la administración. Eso le quita seriedad al sistema, eso le quita consistencia a la sociedad colombiana, eso deteriora nuestra democracia. Esa impunidad, eso que vemos todos los días, que nos irrita a nosotros, con mayor razón debe irritar a los humildes, que no tienen asistencia pública y ven morir sus hijos en las puertas de los hospitales.

Hemos visto como se denuncian repetidas veces lo delitos que se cometen y no se conocen las sanciones. Y se van dejando de largo las acusaciones, a ver si se pierde el eco en el aire, y se siguen manteniendo esas condiciones. ¿Cuantos próceres? ¿Cuántos hombres de mucha distinción no nos pueden explicar el origen de su capital? ¿Cuánto daño le causa al país ese fenómeno de la impunidad?”

La semana pasada cuestione a un Alcalde, hoy  le pregunto a la sociedad civil y a los órganos de control: ¿Hasta cuándo? ¿Hasta cuándo lo publico seguirá sirviendo al mal, a lo inmoral e ilegal, en medio del silencio de todos? Hablemos: manoloazuero@hotmail.com  

martes, 29 de marzo de 2011

EL CUESTIONABLE VUELO DE LA MARÍA MULATA Impugnables irregularidades en la contratación publica de Cartagena.

Por: Manolo Azuero - manoloazuero@hotmail.com




Esta historia, pone a pensar a más de un Cartagenero sobre el vuelo de la María Mulata, y a cuestionarse si de pronto, en las pasadas elecciones, solo vivieron una falsa ilusión. Noches de Cartagena, toda una serenata contractual

Judith Pinedo, la Alcaldesa de Cartagena, llego al poder reconocida bajo el sobre nombre de la María Mulata. Encarnaba la esperanza, la lucha contra la politiquería y el clientelismo. Inscribió su candidatura avalada por 161.514 firmas, y en Octubre del 2007 fue elegida con 115 mil votos, venciendo a Nicolás Curí, referente de la política tradicional de la ciudad amurallada.

Hoy, después de casi 40 meses de gobierno, la ilusión de su causa parece haber entrado en decadencia. La Revista Dinero la incluyo en su caratula sobre corrupción en el país, Pinedo respondió asegurando que la publicación faltaba a la verdad y reclamo que las criticas debían estar basadas en hechos concretos. La semana pasada se destaparon en el Concejo presuntas irregularidades en la contratación  del Establecimiento público ambiental de Cartagena, EPA. El debate puso en tela de juicio un contrato de consultoría, lleno de inconsistencias, que no es más que el primer capítulo de una serie de malas costumbres administrativas. Las cuales no parecen ser coherentes con el discurso que promovió la Maria Mulata en las calles de la heroica durante las pasadas elecciones.  Esta es la historia, con un nuevo capítulo que oscurece aun  más el caminar de la Alcaldesa y sus funcionarios.

El pasado Diciembre una especie de terremoto de contratos se vivió en el EPA. En un mismo día, la saliente directora de la entidad, Ruth Maria Lenes, hoy asesora de la Alcaldía para asuntos ambientales, adjudico contratos por más de 1000 millones que agrietan el compromiso de la Alcaldesa y su gestión con la transparencia en la contratación, y cuestionan la correcta ejecución del patrimonio público por parte de los funcionarios públicos de la capital de Bolívar.

Para empezar esta el contrato numero 253, por valor de 614 millones, adjudicado el 23 de Diciembre de 2010 a la Unión Temporal Censo Arbolado de Cartagena. El cual tiene como objeto establecer precisamente el inventario de arboles en la ciudad. Las particularidades del contrato merecen varias críticas. Expertos en el tema aseguran que a través del apoyo a una tesis universitaria, con un convenio interinstitucional, este contrato podría haberse desarrollado por la mitad del valor actual, lo que representaría un ahorro de cientos de millones para la entidad pública. Posibilidad bloqueada por unos pliegos de condiciones que sospechosamente descartaron a potenciales licitantes, y que dejaron como único proponente del concurso a la Unión temporal referida anteriormente. Incluso en el los pasillos del concejo municipal se ha señalado que los pliegos habrían sido diseñados a la medida del contratista electo.

A lo anterior se suman otras infortunadas características del proceso de contratación. Entre la fecha de apertura y cierra del concurso de merito 005, por medio del cual se desarrollo el contrato en cuestión, no hay más de16 horas laborales de diferencia (2 días). Lo que en primera instancia parece ser contrario al principio de publicidad claramente establecido en la ley 1150, y obstruye la participación de más licitantes. En el mismo sentido, absurdamente, los estudios previos que deben indicar la conveniencia del contrato, fueron publicados solo el 18 de Diciembre, 3 días después de cerrado el concurso (con único proponente), y apenas 5 días antes de adjudicado el contrato. Para completar, el contrato hasta la fecha suscrito, no tiene un interventor definido, a causa de las irregularidades que rodean el mismo.

Siguiendo el carrusel de desaciertos, la asesora de asuntos ambientales de la Maria mulata, termino sus días como directora del EPA adjudicando, ese mismo día 23 de Diciembre de 2010, otro debatible contrato, el número 251 para identificar los componentes de la biodiversidad amenazados en la Cienaga de la Virgen por 313 millones. Hasta ahí todo parece normal,  sin embargo lo que inexplicablemente olvido la funcionaria es que dicho estudio seria innecesario.

El objeto del contrato parece ser obsoleto y la información pretendida con la millonaria inversión está al servicio de cualquier curioso e incluso habría sido presentada a la mandataria Cartagenera en el primer semestre del 2010. Lo pretendido por la EPA en dicha contratación es fácilmente reemplazable por  la existencia y vigencia del Plan de Ordenamiento y Manejo de Cuenca de la Cienaga de la Virgen - POMCA-  desarrollado por CARDIQUE y socializado en el mismo 2010 a través de un taller con la participación de todos los Alcaldes de Bolívar, incluida por supuesto la Alcaldesa Pinedo. En otras palabras serian 313 millones destinados a realizar algo que ya existe y a lo que podría acceder el EPA sin gastar un solo peso del erario. Esto sin contar que el propio EPA desarrollo en la vigencia 2010 un documento de zonificación del manglar que contenía que contenía parte de la información procurada por la entidad.  

Hoy este contrato  (251) tiene a la nueva administración de la entidad ad portas de un lio legal, generado por la inconsistencia del gasto ordenado bajo la antigua dirección de la nueva asesora de la Alcaldesa. Si la lógica prevalece el contrato deberá ser derogado,  la pregunta ahora, es si la María Mulata le dará carta blanca a la nueva directora del EPA para suspender dicho contrato, cuando aquello podría afectar directamente a su asesora de despacho y por ende a su administración.

En medio de la fiesta decembrina los malos pasos de la funcionaria de la Alcaldía, a cargo del EPA, continuaron. El mismo 23 de Diciembre, apenas unas horas antes de la navidad, cuando simultáneamente se otorgaban los contratos anteriormente cuestionados en el presente artículo, se adjudico otro más por 239 millones. En medio del carnaval de contratación que se vivió aquel día, se adjudico el contrato #252 a la Unión Temporal Ruido de Cartagena,  para elaborar los mapas digitales de ruido ambiental del perímetro urbano de la localidad 3, y curiosamente ligado al primero tratado en el presente texto.

Este tercer contrato  fue desarrollado a través de un concurso de meritos, que solo duro 16 horas laborales, en primera instancia insuficientes, como en el primer caso, para cumplir con el espíritu de publicidad de la ley. No obstante las semejanzas, con el controvertido contrato para inventariar los arboles de la heroica, son varios. Los dos concursos fueron celebrados en las mismas fechas, a los dos se presentaron un solo proponente, en los dos casos uniones temporales, a las que se le adjudicaron los contratos también en el mismo día. Y para finalizar la casualidad máxima, en los dos casos los representantes legales de cada UT, le otorgaron poderes a un mismo señor, para legalizar los contratos. Las coincidencias entre los dos procesos, y las aparentes irregularidades de los mismos, ponen en tela de juicio la consistencia legal, administrativa y ética de aquella pareja de contratos celebrados en la recta final de la dirección de Ruth Lenes.

Los 3 contratos comparten además otras incoherencias bastante llamativas. Ninguno fue publicado en el Sistema Electrónico para la contratación pública  SECOP como lo ordenan los propios documentos oficiales que sustentan la contratación. Esto acompañado de la incongruencia entre el alto número de contratistas que según la Alcaldesa participan en la contratación del municipio, y el pobre e insignificante promedio de 1.3 contratistas participantes  de esta fila india de discutibles concursos en el EPA. 

Así las cosas los contratos de la Entidad Publica Ambiental de Cartagena EPA aparecen como un nuevo lunar de la administración de la Alcaldesa Judith Pinedo. Quien paradójicamente, premio la irregular gestión de la ex directora de dicha institución, nombrándola como asesora del distrito. Hecho que en el ambiente del gobierno municipal parece ser un obstáculo para revelar toda la verdad de la contratación pública del EPA durante los primeros 3 años de la actual alcaldía. Situación que ha puesto a rodar en los corrillos políticos de la heroica, la posibilidad de que la actitud de la Alcaldesa, provenga de un acuerdo político con el ex candidato a la Alcaldía Cesar Anaya, quien adhirió a la campaña de Pinedo en el 2007 y  se presento muy molesto a las instalaciones del Concejo municipal, el pasado Viernes, reclamándole a quienes empieza a cuestionar la entidad.

En fin esta historia, pone a pensar a más de un Cartagenero sobre el vuelo de la María Mulata, y a cuestionarse si de pronto, en las pasadas elecciones, solo vivieron una falsa ilusión. Noches de Cartagena, toda una serenata contractual….

Todo el soporte de esta investigación 

*En varias ocasiones intentamos comunicarnos con la asesora de la Alcaldesa, Ruth Lenes, pero fue imposible contactarla.

Políticos sinvergüenzas, teatro Conservador - Columna Kien y ke




Manolo Azuero


Dude bastante sobre el titulo. No sé, si lo de “sin vergüenzas” sea propio del mejor castellano. No obstante, no es equivocado el término para referirnos a todos aquellos personajes que bailando con la corrupción y el clientelismo han destrozado este país. En la historia que empezó con la ruptura de un Florero, el de Llorente, se han roto varios millones.  En dos siglos, en medio de un bochornoso espectáculo, cada vez más sofisticado,  varios “próceres” de esta  patria han tomado el campo político como el mejor escenario para hacer piruetas y poner los dineros públicos al servicio del interés particular y de la maquinaria electoral.

Del heroico caballo blanco y su jinete Simón Bolívar, pasamos a una gavilla, carente de cualquier heroísmo, que cabalga dentro de un carrusel despreciable, no solo de contratistas sino de empleados públicos. Funcionarios de este estado maltrecho, que parecen no tener otro merito distinto al de cargarle la maleta a caciques de partidos políticos.  Entremos en materia:

La semana pasada la Unidad Nacional vivió una crisis burocrática. No era una confrontación de ideales y argumentos, esa al parecer expiró desde el momento en que se tejió la coalición Santista. Los promotores de la revuelta, bastante teatral, el partido conservador, no tenían un discurso para defender ideas o principios, nada de eso. Era una cruzada para mantener el poder político y no perder más banquillos en el inventario de puestos públicos. Una batalla burocrática que culminó en la llamada mesa de la unidad nacional, que en mi opinión, para mantener la gobernabilidad, ha tomado el papel de mesa de la discordia y la sinvergüencería.  

Si lo anterior es equivocado, cuéntenme entonces: ¿Qué argumentos reales tenía el conservatismo que se desplomaron con tanta rapidez? La verdad, el fondo del asunto, la causa de la rebeldía, es que por incompetentes los azules han sufrido varios golpes y el gobierno al parecer se comprometió a amortiguar la recaída. La incidencia goda en varias entidades estatales ha llegado a su fin. Y los escándalos que se han destapado en los últimos meses ponen en tela de juicio la honorabilidad de sus caudillos y sus apadrinados.  

La Dirección Nacional de Estupefacientes que al parecer patrocinó el traslado de bienes de la mafia a varios congresistas, la mayoría conservadores, ha estado por años en manos del Partido de Pastrana. De dicho apoderamiento no se escapan otras entidades controladas, con C de Conservador,  y que hoy son objeto de muchos cuestionamientos. Entre esas, la Superintendencia de sociedades, la superintendencia de notariado y registro, y el Fondo de Seguridad y Convivencia del Interior, FONSECON. Este último, por ejemplo y como lo denunció la revista Cambio hace un tiempo, terminó financiando obras de remodelación y construcción de palacios municipales, obras incoherentes con el destino del Fondo, que presuntamente buscaban beneficiar, consentir y aceitar los fortines electorales de varios congresistas “godos”. Así mismo la entidad destinó una gran mayoría de los recursos a proyectos en las regiones, cunas y fortines de los Ministros y Viceministros de la época, que en común compartían una característica: Ser conservadores.

Así las cosas, abrir las ollas podridas ha vulnerado la estabilidad burocrática del conservatismo y por ende, se ha visto amenazada la capacidad de sus congresistas y sus militantes de influenciar presupuestos y manipular funcionarios. Lo anterior, causando esa rebeldía infantil del partido, que carece de valor intelectual, de razones ideológicas, y refleja los intereses que mueven a muchos líderes electorales, politiqueros y clientelistas. Aquellos que en vez de entablar debates nacionales para promover propósitos acordes con el bien común, obstruyen la agenda legislativa para mantener un poder, que los hechos demuestran, ha sido utilizado para alimentar la maquinaria electoral.

En fin, la semana pasada vivimos un teatro al estilo conservador que resulta un perfecto espejo de la sinvergüencería de parte de la clase política colombiana, y plantea un importante desafío para las bases electorales: Exigir a los políticos que promueven los ideales partidistas, y se dediquen a liderar debates para construir país y no para escudar y fortalecer los motores del clientelismo. 

¿Hasta cuándo? Señor Alcalde

Manolo Azuero




















Bucaramanga es una gran ciudad. Su gente es talentosa y perseverante, el emprendimiento de los microempresarios e industriales es ejemplo para el país. Creo en la ciudad, en los Bumangueses. Tengo la firme convicción de que somos capaces de salir adelante y convertirnos en un modelo de desarrollo social, económico y cultural. Por eso me resisto a aceptar en silencio, que una mala administración pública, por incompetencia, obstruya nuestra prosperidad y tenga los recursos públicos al servicio de lo infructuoso, coqueteando frecuentemente con lo inmoral y presuntamente con lo ilegal.

Hoy el Alcalde se llama Fernando Vargas, mañana podrá ser cualquier otro. No se trata de un nombre o de un apellido, no me desvelan los egos personales. La crítica es contra un estilo inaceptable de gestión pública. Una forma de gobierno merecedora de toda sanción social.  La crítica buscar confrontar la inconsistencia de la acción pública actual en la ciudad bonita. La misma que en el 2010 invirtió más de 1200 millones en maquinaria, y unos meses después de la adquisición, dejo parte de los nuevos activos abandonados. Aquella, que despilfarra millones en auto publicidad y en esculturas solitarias, y a su vez no ha sido capaz, en 39 meses de gestión, de terminar y abrir la Plaza de Mercado del Kennedy.

Unos días después del 30 de Septiembre de 2010 la Secretaria de Infraestructura presento con bombos y platillos un informe de gestión. En las “decorosas” páginas se comentaba sobre la compra  de maquinaria por más de 1200 millones. Creyéndonos algo tontos, olvidaron los funcionarios de la Alcaldía aclarar algunos detalles.  Por ejemplo, que una de las volquetas modelo 2010,  compradas al parecer a un particular, y señaladas en el informe de Septiembre, permanece desde Julio del mismo año hasta hoy (8 meses), parqueada, abandonada por la administración municipal, al agua y al sol, mientras mala hierba crece en su interior (¡Durante la ola invernal ahí estuvo!). Muestra nada lejana a lo que sucedió con las otras maquinas por varios meses. Es decir que mientras sacan pecho con amañados informes de gestión, muchos millones de pesos ejecutados permanecen en el campo de lo inútil.

Siguiendo en el camino de lo inaceptable y lo desafortunado. La obra de la Plaza de Mercado del Kennedy camina a paso de tortuga. Por falta de autoridad municipal y de inteligencia en priorizar los rubros de inversión, hoy en día los más de 2000 millones de la construcción ejecutados del 2007 siguen sin aportar nada al desarrollo de ciudad norte. Camino a convertirse en otro elefante blanco del municipio, en la plaza abunda la soledad mientras las ventas ambulantes siguen floreciendo por doquier.

¿Hasta cuándo? Me pregunto. No me acomodo a esperar a nuevo Alcalde. Exijo al actual que corrija sus funcionarios y encamine su gestión por el sendero de la eficiencia, la excelencia y la transparencia. Hablemos: manoloazuero@hotmail.com